domingo, 5 de febrero de 2017

Firman acuerdo británico-chileno sobre la Antártida donde se omite a la Argentina


Un acuerdo británico-chileno 2017-2022, sobre la Antártida, omite a la Argentina

El acuerdo firmado entre británicosy chilenos bajo la excusa de ¨haber identificado áreas prioritarias para llevar a cabo una estrecha cooperación en la Antártica hasta el año 2022¨, ignora la posición argentina en la Antártida.

A través de sus respectivas delegaciones ante la Reunión Consultiva del Tratado Antártico (RCTA), la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) y sus respectivos Programas Antárticos Nacionales, el Reino Unido y Chile han identificado áreas prioritarias para llevar a cabo una estrecha cooperación en la Antártica hasta el año 2022.

La Declaración fue suscrita por los respectivos Jefes del Reino Unido y Chile de las delegaciones ante la RCTA y los Comisionados ante la CCRVMA, en Santiago, Chile, con fecha 17 de enero de 2017.
De esta manera los británicos y los trasandinos acuerdan cooperar en una zona de Sector Antártico sobre la cual Argentina reclama y tiene tanto o más derechos que cualquiera de estas partes intervinientes.

La canciller Malcorra, a pesar de visitar la Antártida, recientemente, no le plantea ni a la parte británica ni a la chilena, ninguna objeción ni reclamo al respecto. A pesar que está vigente el Tratado Antártico, estos gestos de cooperación tienen un solo cometido dejar a la Argentina aislada y sin apoyo a sus reclamos, ante Malvinas y ahora sobre el Sector Antártico.

A la desidia de la administración kirchnerista donde las bases antárticas comenzaron a sufrir el problema del desabastecimiento ante la pérdida y demoras en la reparación del rompehielos Almirante Irizar, tras un incendio ocurrido a bordo en 2007, Argentina se quedó sin el único rompehielos que podía penetrar la barreras de hielos y abastecer en invierno a las bases antárticas argentinas. Esta falta de interés hacia el Continente Blanco llevó a que los chilenos sigan aumentando su hegemonía en la península Antártica; este hecho se puso en evidencia cuando en medios chilenos de Punta Arenas difundieron, una serie de cuestionamientos que realizaron funcionarios y militares trasandinos; concretamente el comandante en jefe de la IVª Brigada Aérea chilena, general Manuel Sainz Salas, quien dijo públicamente: “nos quieren quitar eso que tenemos y ser la puerta de entrada al Continente antártico”, con respecto a las acciones Argentinas en el Continente Blanco, ya que pertenece a Ushuaia el lema ¨puerta a la Antártida¨.

La instalación de una pista de aterrizaje en el extremo norte de la península Antártica hace que la mayoría los aviones que vuelen a la Antártida deban aterrizar allí, la hegemonía chilena en la Antártida es un hecho, hasta la canciller Malcorra llegó a la base argentina Carlini, con asistencia chilena. Hasta los patrullajes Argentina los debe hacer juntamente con los chilenos.

La usurpación británica de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwichs del Sur tiene como segundo cometido permitirle a los británicos proyectar sus ambiciones sobre el sector Antártico reclamado por Argentina. En esta tarea los chilenos también sumaron sus ambiciones sobre la Antártida.

Ante la imposibilidad argentina de abastecer las bases argentinas durante el invierno sin contratar a buques de empresas extranjeras para realizar dicha tarea, mientras continúan las eternas reparaciones del ARA ¨Almirante Irizar¨, Argentina ya hace una década que no tiene un buque romphielos. Recientemente, el ministro de Defensa argentino Julio Martinez dijo que Argentina deberían comprar otro, además del Irizar, pero que eso llevaría su tiempo. Martinez, también admitió que el abastecimiento de las bases antárticas argentinas durante la campaña de verano se hizo ¨a lo macho¨, es decir confiando en la pericia de los profesionales de las Fuerzas Armadas pero a  nivel ministerial con la misma improvisación que se vino haciendo durante la administración kirchnerista, de Rossi y Puricelli. Entre tanto el país trasandino construirá un buque antártico con el cual aumentará su presencia en la Antártida.

No existe un plan argentino antártico para incrementar las bases y las dotaciones que aumenten la presencia argentina en la Antártida. Y es indignante que casi se tenga que pedirle permiso o asistencia a los chilenos ¿y ahora a sus socios británicos? para ingresar a la Antártida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sitios Asociados