domingo, 7 de enero de 2018

Emilio Marcos Palma, el primer ser humano y argentino en nacer en la Antártida


Emilio Marcos Palma, el primer ser humano y argentino antártico.

El argentino Emilio Marcos Palma es el primer ser humano que nació en la Antártida el 7 de enero de 1978 en la Base Esperanza. Recibe cartas e invitaciones de presidentes de todo el mundo. Estuvo de novio con la primera mujer nacida allí, también en 1978.

Emilio Marcos Palma
Emilio Marcos Palma, de 24 años, es un chico como cualquier otro, aunque guarda algunas particularidades: recibe visitas del príncipe Andrés de Holanda, cartas de presidentes de todo el mundo e invitaciones para participar cada década de las reuniones del Tratado Antártico, a las que nunca asiste pero que igual agradece.

Hay una razón fundamental para entender todo esto: Emilio es el primer ser humano que nació en la Antártida, una suerte de Adán del quinto continente. Pero tan argentino como el dulce de leche. "¿Te imaginás estar delante del primer hombre que nació en el Africa?. Bueno, yo soy el primer ser humano que nació en el continente antártico", dice. "No soy un caso único, ya que después nacieron otros siete, pero nadie me quita el hecho de haber sido el primero", ríe Emilio.

Para 1980 habían nacido seis niños más en la base:4 Rubén Eduardo de Carli (21 de septiembre de 1979), Francisco Javier Sosa (11 de octubre de 1979), Silvina Analía Arnouil (14 de enero de 1980), José Manuel Valladares Solís (24 de enero de 1980), Lucas Daniel Posse (4 de febrero de 1980) y María Sol Cosenza (3 de mayo de 1983).

Hace algunos años anduvo de novio con la primera mujer que nació en ese en la Antártida. La chica de nombre María de las Nieves Delgado fue la primera niña antártica, nacida en la Base Esperanza el 27 de marzo de 1978, hija de Juana Paula Benítez de Delgado y el Sargento Cocinero Néstor Antonio Delgado."Los amigos nos cargaban y nos decían que éramos los Adán y Eva del paraíso de hielo",dice Emilio Palma. "Rompimos la relación, pero no la amistad. Seguimos siendo buenos amigos", cuenta, quien estudió de analista en Sistemas.

Base antártica argentina Esperanza
En su departamento Emilio Palma,  guarda recortes y fotos que le sacaron los medios que cubrieron su nacimiento en la Base Esperanza el 7 de enero de 1978. En las fotos aparece envuelto en una capa de piel que le llevó de regalo una cronista de la revista Siete Días. Su madre, María Morello, lo tiene en brazos y a su lado sonríe su padre, el teniente coronel (re) Jorge Palma.

La familia Palma se quedó muy poco en la Antártida debido al peligro que representaba para Emilio el ambiente limpio que se respira. Al no haber contaminación, nadie contrae allí una enfermedad infectocontagiosa; por eso, un bebé no puede adquirir anticuerpos.

Emilio Marcos Palma recién nacido con sus padres
Para evitar esto, a poco de que se le sacaron las fotos y de que se promocionó que "el primer bebé antártico es argentino" (eran los tiempos en que "los argentinos somos derechos y humanos") él y sus padres fueron remitidos silenciosamente a Bahía Blanca y, de allí, a Misiones, Bariloche, Mendoza, San Juan, Neuquén y Buenos Aires, donde finalmente se quedaron. "Pasábamos todo un año organizándonos en un lado, y al siguiente nos volvíamos a mudar", cuenta. Pero entre tantas vueltas nunca volvió al lugar que lo vio nacer: "Ahora, la base Esperanza tiene muchas más comodidades que cuando yo nací. Antes no había hospital; los médicos que asistieron a mi mamá vinieron del continente. Y como tampoco había registro civil, me inscribieron en Tierra del Fuego".

El primer humano en nacer en la Antártida, en el Continente que lo vio nacer

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sitios Asociados